Llegan las Noches de Pechakuhca a Puerto Vallarta

pechakucha

Puerto Vallarta, Jalisco [7 de agosto de 2017] — Si eres artista, tienes un proyecto de impacto social, o un pasatiempo que te llena de satisfacción, es probable que has sentido la necesidad y el deseo de hablar sobre tu trabajo con otras personas. Inclusive, para muchos de nosotros, hablar sobre lo que nos apasiona frecuentemente no sólo es un deseo, sino también una necesidad, si se trata de una fuente de ingresos.

Lamentablemente, y a pesar del impacto que tienen las redes sociales en nuestra vida cotidiana, carecemos de foros y espacios suficientes en los que podemos interactuar de manera personal con otros individuos que puedan estar interesados en conocer nuestras actividades. Dicho eso, llegan a Puerto Vallarta las Noches de PechaKucha, una nueva alternativa para dar a conocer tus ideas y proyectos con la gente que te rodea y con el mundo entero.

Las Noches de PechaKucha surgen a principios de la década del 2000 en Tokyo, donde dos arquitectos británicos, Astrid Klein y Mark Dytham, iniciaron la costumbre de organizar reuniones con sus colegas para presentar y compartir sus proyectos más recientes en algún bar o lugar propicio para la convivencia casual. Sin embargo, muy pronto se dieron cuenta de que poner un micrófono en manos de un arquitecto o persona creativa, al proyectar una presentación PowerPoint en una pantalla, podía tener consecuencias lamentables—no cualquier persona tiene el don de presentar una idea de manera interesante, clara y concisa.

Para resolver el problema y nivelar la oportunidad de compartir presentaciones de manera más amena y equitativa, diseñaron un formato muy sencillo: para compartir un proyecto, era necesario presentarlo utilizando únicamente 20 imágenes, hablando 20 segundos por cada una, resultando en una presentación de seis minutos, cuarenta segundos. Al formato lo llamaron pechacucha, vocablo japonés que describe el sonido de cuchicheo—¡si hubieran estado en México, quizás lo hubieran nombrado güiri güiri!

Más de una década después, las Noches de PechaKucha se han convertido en un fenómeno social presente en más de 1,000 ciudades alrededor del mundo, en las cuales cualquier persona tiene la oportunidad de presentar su proyecto ante un público verdaderamente diverso, siempre y cuando estén dispuestos a aceptar el reto de hacerlo a través de 20 imágenes, hablando 20 segundos por imagen. Las noches de PechaKucha típicamente se llevan a cabo en bares o lugares públicos de convivencia, son gratuitas o tienen un costo mínimo, y cuentan con un número promedio de seis a diez presentadores, los cuales tienen la oportunidad de responder preguntas del público después de su presentación.

Pero el impacto de una Noche de PechaKucha va mucho más allá de una noche de intercambio cultural. Cada PechaKucha—es decir cada presentación—es grabado en video para ser agregado al sitio web oficial, pechakucha.org, donde puede ser disfrutada por cualquier persona que visite el sitio, dándole a tu proyecto un impacto global. El sitio web te permite buscar presentaciones por tema, idioma o ciudad. Como también te permite “aplaudir” las presentaciones que más te gustaron con un click, puedes buscar las más aplaudidas o las favoritas de los organizadores.

¿En Vallarta, cuándo y cómo?

La primera Noche de PechaKucha en Puerto Vallarta (Puerto Vallarta Vol. 1) se llevará a cabo el sábado 26 de agosto a las 8:30 pm (20:20) en Incanto, un foro ubicado en Insurgentes 109, Col. Emiliano Zapata, junto al Río Cuale. Si te interesa hacer una presentación, en español o en inglés, envía un correo a paco.ojeda@gmail.com a la brevedad, para recibir información más detallada. También puedes visitar el sitio web oficial, pechakucha.org, para explorar otras presentaciones como fuente de inspiración. Si te interesa asistir, el evento tendrá un cover de $40 pesos por persona. La página oficial de PechaKucha Puerto Vallarta (www.pechakucha.org/cities/puerto-vallarta) será actualizada en los próximos días con los nombres de los presentadores locales.

Share

Deja un comentario